Fragmento de “El tiritar de los años”

[...]

- Toca otra, cariño, toca otra para mí, dime que me quieres con los dedos. Hazme bailar. Hazme pez como hacías de pequeño cuando te perdías en las peceras, cuando te hundías en esas burbujas y buceabas lejos del mundo. Dime que me quieres y bailaré las palabras que tocas.

Linda está preciosa, loca y preciosa. Mira cómo se balancea bajo la lluvia. Linda ella con su vestido blanco y su pelo mojado, su cara es tranquilidad, mírala, qué mundo se esconde entre ese pelo mojado, detrás de esos ojos cerrados, qué maravilloso mundo pinta su rostro de esa manera. Las estelas que crean sus manos son suaves, son líneas salpicadas de dulzura dibujadas por miles de gotas que tiemblan al tocarla. Y con su lengua fuera deja a las afortunadas entrar en su boca, mezclarse con su voz, la boca de las bocas, repasada tantas noches por los dedos de un soñador. Qué linda es Linda y qué lindo es el llorar del cielo cuando escuchan el piano de un hombre feliz.

1 Comment

Leave a Comment