Hueles a vino fresco

Recordó el olor que desprendía cuando aquella noche sin luna decidió acompañarse de una copa de vino.

Hueles a vino fresco, pensó sin apenas darse cuenta cuando el olor del tinto le rozó la nariz.

Hueles a vino fresco, pensó. Y la idea se le evaporó como el primer aliento de alcohol de la botella.

Hueles a vino fresco, pensó. Y al acercarse la copa a la boca, aquella idea le pareció simplemente absurda.

En la garganta sólo le quedó

el regusto a madera oscura.

1 Comment

Leave a Comment