Fragmento 5

[...] No tema, Renée, no me suicidaré y no le prenderé fuego a nada de nada.

Pue, por usted, a partir de ahora buscaré los siempres en los jamases.

La belleza en este mundo.

La elegancia del erizo (Muriel Barbery)

Tags:

Leave a Comment